Café vienés, un gusto sublime a los sentidos…

Viena, la capital de Austria, está llena de su historia y vive de ella. A cada paso, mientras vas topándote con cada una de sus calles perforadas por los rieles del tranvía y te abruma la acera delineada para el paso de transeúntes y de ciclistas –en donde, por cierto, debes pensar rápido a dónde moverte para no ser arrollado–, vas respirando esa atmósfera que mezcla lo moderno con lo clásico imperial, en su arquitectura y urbanismo. Sigue leyendo